miércoles, 27 de febrero de 2013

Bizancio en el Prêt-à-Porter

Por Carmen García Bueno


Cuando hablamos en la influencia de Bizancio en el mundo moderno, normalmente lo primero que nos viene a la cabeza es alguna construcción en la que podemos distinguir elementos arquitectónicos característicos de esta cultura, los atemporales iconos con su fondo dorado o los escritores y eruditos que a través de sus plumas rescataron o contribuyeron a la herencia literaria griega. Pocas veces, salvo que sea muy, muy evidente, la primera imagen que nos viene pertenece al cine (donde se podría decir que el paradigma es el palacio de la reina Padmé Amidala de la Guerra de las Galaxias) o, menos, la moda.

Pero los diseñadores de la alta costura han encontrado frecuentemente en los últimos años una gran fuente de inspiración en Bizancio. Lamentablemente, el público de a pie nos tenemos que conformar con ver las fotos de los desfiles, pues normalmente las grandes cadenas de moda no suelen sacar clones (así se llama en el mundo de la moda a una inspiración en un vestido de alta costura elaborado por marcas como Zara o Mango) de estas creaciones.

Vamos a hablar aquí de algunas de las colecciones más recientes.

Karl Lagerfeld para Chanel


Karl Lagerfeld y su réplica humana


El modisto alemán presentó en 2010 el adelanto de la temporada de otoño de 2011 de Chanel en la que se notaba la inspiración bizantina sobre todo en los complementos, más que en los cortes de los trajes (esto se debe a que algunas casas, como Chanel, ya tienen unos cortes y estampados típicos que los diseñadores tienen o suelen respetar porque son lo que caracteriza o distingue esas prendas de las de otras marcas) y en el color dorado, presente en la mayoría de las piezas.


El regalo ideal para tu amiga arqueóloga (si tu cartera te lo permite): un traje de seda con mosaico integrado.


Me llamó también la atención los botones que había en algunos trajes, semejantes a la pieza cuadrada del mosaico de la foto de arriba, en los que se podían ver las dos ces cruzadas del logotipo de Chanel, que, sin duda, recuerdan a esos típicos tejidos bizantinos con los hipogrifos enfrentados.

De esta colección no recuerdo que llegara ningún clon a las colecciones de ropa "asequible".

Podéis ver más de esta colección en los siguientes enlaces:


http://www.fashionologie.com/Runway-Backstage-Photos-Chanel-Pre-Fall-2011-Paris-Byzance-Collection-12471936

Y en estos dos vídeos el desfile, en los que se puede ver con más detalle los trajes y los complementos:

http://youtu.be/YgzEUHe2CA4
http://youtu.be/GI8mKYDVbbQ



Alexander McQueen y su colección póstuma

El diseñador inglés había demostrado que era un mago de la aguja en sus colecciones anteriores. Para la última que diseñó los críticos de la moda no se ponen muy de acuerdo en cuál fue su fuente de inspiración: Bizancio, el periodo isabelino, los zares, la Edad Media... 


Esto es el prêt-à-porter. Como su propio nombre indica, ideal para bajar a comprar el pan de una carrera, pero mona y bizantina.

Hasta nuestro Berruguete pareció tener cabida en sus trajes:


Tanto eclecticismo no le queda claro ni a la modelo, a juzgar por su cara.

Podéis ver más trajes en los siguientes enlaces y juzgar cuán bizantina o no es su moda:

http://www.trendencias.com/disenadores/alexander-mcqueen-otono-invierno-20102011-coleccion-postuma-de-un-genio-irrepetible

http://www.abc.es/20100310/vivir-moda-pasarelas/coleccion-postuma-alexander-mcqueen-201003101231.html




Dolce & Gabbana: conviértete en un icono (literalmente) el próximo invierno

Los últimos en volver la vista a Grecia, en un sentido amplio porque en su colección para el invierno de 2013/2014 creo que se nota inspiración tanto en Bizancio como en personajes modernos como María Callas, ha sido la marca italiana, que presenta ropa para todos los gustos, desde más ponible a menos, para la más recatada o para la más atrevida.
De hecho, algunos trajes dan tanto para fiestas de alto postín hasta para fiestas de disfraces (si te atreves a ir con una prenda cuyo precio tiene muchos ceros a la derecha), como éste:

Icono de la moda o icono bizantino andante: tú eliges.

Versión recatada con falda, ideal para ir a misa o a una procesión (aunque en Grecia corras el riesgo de que tomen por un altar portátil).

Tu amiga la arqueóloga querrá este traje de Teodora.

También puedes dar el cante con un corte más a lo Callas.


Las joyas y algunos de los bolsos también merecerían un comentario aparte, aunque esos crucifijos tan discretos nos pueden causar algún incidente (como una luxación de cuello entre los pendientes y el collar...)
Realmente la colección es bonita y, de las tres, es en la que queda más patente la inspiración bizantina. Merece la pena echarle un ojo y, quién sabe, quizá el otoño que viene veamos alguna prenda parecida entre los clones de Zara o Mango.

Más información sobre esta colección en los siguientes enlaces:

http://audreysdesignjournal.blogspot.com.es/2012/02/iginspiration-gallery-byzantine.html

http://www.dolcegabbana.com/dg/fashion-show/woman/runway/?pi=13


Y el vídeo del desfile:
http://www.vogue.es/videos/dolce-gabbana-otono-invierno-2013-2014/1768

Aquí podéis leer sobre esta colección desde el punto de vista de los "fashion bloggers" y una historiadora del tejido:

http://historiadelamodaylostejidos.blogspot.com.es/2013/03/de-bizancio-dolce-gabanna.html

Y un añadido de última hora, Barbie Teodora, aunque a mí no me lo parece mucho...