Próximamente...

Conferencia de la prof. Tania Láleva (1 de marzo, Madrid)

Como viene siendo habitual, al finalizar la asamblea ordinaria anual de socios tendrá lugar una conferencia de un especialista en un...

sábado, 10 de mayo de 2014

Las excavaciones de Yenikapı (Estambul) y el (falso) “notebook” bizantino



El puerto de Teodosio es, junto con el de Juliano, uno de los dos puertos artificiales de la orilla del Mar de Mármara en Constantinopla y su objetivo fue aumentar la capacidad de alojar las naves que llegaban a la Polis con el trigo egipcio.
No he encontrado información precisa sobre cuándo cayó en desuso y fue colmatado, pero en las excavaciones que se realizan en una parte de lo que antaño era su fondo marino (la zona en amarillo de la foto inferior) han aparecido 37 naves bizantinas.


Muchas de las naves están en perfecto estado de conservación, incluidos los objetos que transportaban, algunos de ellos con restos orgánicos de su contenido.




 En uno de los barcos (Yenikapı 12), que según los arqueólogos hacía la ruta del Mar Negro en el s. IX, se ha encontrado un objeto bastante peculiar, descrito como un “libro de notas” de madera cuyas láminas permiten alojar la cera sobre la que se escribe. Esto no es peculiar en sí: como material de escritura, las tablillas de cera se usaron desde la Antigüedad. Lo peculiar es que, por lo que se puede ver en la imagen, el conjunto de tablillas se cierra con una suplementaria que parece pensada para organizar las tintas y los cálamos y esta a su vez con una lámina final que parece decorada y que convierte el conjunto en una cajita. Sin duda para dar más publicidad a su trabajo, los arqueólogos la presentan como el equivalente bizantino a un notebook actual, lo que es una tontería, claro. Pero si sirve para llamar la atención sobre su trabajo, bienvenida sea la tontería.


Si queréis más información sobre esta área de Constantinopla, P. Magdalino, “The maritime neighborhoods of Constantinople : commercial and residential functions, sixth to twelfth centuries”, DOP 54 (2001) 209-226.

Hay una web oficial de la excavación, desgraciadamente en turco solamente. 

martes, 6 de mayo de 2014

¿Pero qué está pasando en Estambul? El puerto de Teodosio y Tekfur Sarai


El pasado mes de abril asistí en el Istituto ellenico de Venecia a la conferencia de una arqueóloga turca (perdonadme, he olvidado el nombre), que enseñó materiales muy interesantes encontrados en Estambul y en el Bósforo en excavaciones recientes. La conferencia empezó con una fotografía impactante obtenida de Google, parecida a ésta:



De repente, al contorno de Estambul le había salido una excrecencia, que reventaba su maravilloso perfil de triángulo imperfecto. No he conseguido averiguar qué mente perversa ha concebido ese absceso ni con qué fin.

Ahora me llega el enlace a un artículo en Hurriyet sobre la “restauración” de Tekfur Sarai, que está justificando en realidad una “reconstrucción” basada en premisas poco fiables.
Para que forméis vuestro propio juicio, aquí os dejo unas fotos recientes tomadas por Marek Meško (Masaryk University, Brno).



jueves, 1 de mayo de 2014

El nuevo MAN, la fíbula de Turuñuelo y el género femenino



La semana pasada hice una breve escapada al Museo Arqueológico Nacional. Aunque no tenía tiempo para una visita completa, me pudo la curiosidad de conocer las nuevas instalaciones y comprobar qué piezas bizantinas habían dejado en exposición (amén de asegurarme con mis ojos que la Dama de Elche estaba de vuelta, cosa que no me acababa de creer).
La impresión fue muy positiva, aunque sin duda a ello contribuyó la luz de una magnífica tarde de primavera. El MAN se ha convertido en un marco espacioso y agradable de una colección que, si bien no está expuesta con un recorrido marcado muy claramente, sí se ve realzada no sólo por el entorno sino también por el uso de cartelas claras, bilingües, que en ocasiones hasta ofrecen la imagen ampliada de de la pieza expuesta.
Ése fue el problema. La única obra con leyenda en griego que yo vi (aunque ya digo que no hice un recorrido sistemático) fue la fíbula del Turuñuelo (Badajoz), un pequeño medallón de oro que conserva una de las más antiguas representaciones de la Adoración de los Magos. Como nuestro socio Jaime Vizcaíno Sánchez escribió en 2009 (La presencia bizantina en Hispania (siglos VI-VII): la documentación arqueológica, Universidad de Murcia, p. 771), la fíbula se data de finales del s. VI y se considera de probable origen sirio-palestino. La cartela que acompañaba la pieza incluía una ampliación de ésta y la transcripción errónea de la leyenda griega. No sé cuántos visitantes del MAN se darán cuenta de los errores, pero está claro que los responsables del museo se han equivocado al confiar la transcripción a quien no conoce la lengua suficientemente. En realidad, en la imagen ampliada de la fíbula se lee con nitidez:
+ ΑΓΙΑ ΜΑ/ΡΙΑ ΒΟΗΘΙ / ΤΗ ΦΩΡΟΥΣΑΙ / + ΑΜΗΝ + (Con errores de ortografía: lo correcto sería ΒΟΗΘΕΙ ΤΗΙ ΦΟΡΟΥΣΑΙ)
SANTA MARÍA AYUDA A LA PORTADORA. AMÉN.
Errores de transcripción aparte, como las traducciones que se suelen dar del texto vienen del inglés y no del griego, nadie ha reparado en el género femenino y en que la persona que invoca a la Virgen (y la portadora del broche) es una mujer.
Esperemos que los responsables del MAN corrijan la cartela. Es una lástima que esa falta de rigor empañe la imagen tan profesional del nuevo museo.

Inmaculada Pérez Martín